Una tarde caminando por Kiyomizu dera, uno de los santuarios más famosos de Kyoto.